CABECERA PLANES DE SOCIO
NOTICIAS
INFORMACIÓN DE INTERÉS SOBRE EL SECTOR DE LA CARNICERÍA-CHARCUTERÍA Y TODO LO QUE LE RODEA, A UN SOLO CLICK.

Desde Hungría, carrilleras de cerdo mangalica

Mangalica significa en húngaro “carne de cerdo con mucho tocino” y precisamente de Hungría es originaria esta raza que tan de moda empieza a estar en establecimientos de carnicería y que, sin embargo, ha estado olvidada por los ganaderos durante muchos años, llegando casi a su extinción en los 90, cuando apenas se contaban 200 ejemplares.

Su carácter andador y su alimentación natural a base de maíz, trigo y pastos, unido a la madurez que alcanza, hacen a su carne idónea para la elaboración de productos curados de la más alta calidad.

La raza de cerdo Mangalica pertenece al mismo tronco genético que el cerdo ibérico, y, como él, está perfectamente adaptada a la cría en extensivo, en la que a diario camina grandes distancias mientras se alimenta de trigo, pastos, maíz, raíces y bulbos. Este ejercicio hace que la grasa se infiltre entre su musculatura de una manera profunda y uniforme, y esta infiltración es responsable, a su vez, del sabor delicado de la carne de cerdo Mangalica y del éxito que se produce tras el proceso de curación de sus jamones y paletas. Es por tanto fundamental para esta raza la crianza en sistemas extensivos: no tolerando bien la estabulación y requiriendo el ejercicio diario para desarrollar adecuadamente tanto aspectos físicos, como sociales y de comportamiento.

Debido a este sistema de crianza, el precio de este tipo de carne es elevado. De esta forma, los animales de raza Mangalica pasan un año llevando este modo de vida antes de llegar al peso óptimo para el sacrificio, que oscila entre 140 y 160 kg.

LO RECONOCERÁS POR UNOS RASGOS MUY CARACTERÍSTICOS

Un aspecto muy característico y diferenciador de esta raza es su pelo abundante y rizado (por ello es conocida con el sobrenombre de “cerdooveja”), lo que hace posible que pueda soportar en invierno temperaturas de 25 grados bajo cero, características de su zona natural de origen.

El color de su pelo, similar a la lana, puede ser rubio (el 80% de los ejemplares a día de hoy son de esta variedad), rojo, negro (ya extintos), o negro y blanco (variedad golondrino), dando así nombre a sus diferentes variedades.

Posee un elevado porcentaje de grasa, que puede llegar hasta el 70% de la canal completa del animal. Este es uno de sus principales rasgos diferenciadores, que además garantiza su sabor característico e inconfundible. Su grasa está constituida principalmente por CARRILLERAS EN SALSA (receta para 4 pax) ácidos grasos poliinsaturados (omega 3 y omega 6), conocidos por su función protectora del corazón, por lo que el cerdo Mangalica se posiciona, en este aspecto, en mejor lugar que otras razas de cerdo.

Además, contiene ácidos grasos monoinsaturados (de ellos, el ácido oleico ayuda a controlar el colesterol malo y a regular el bueno) y grandes cantidades de vitaminas del grupo B, hierro y zinc, lo que la convierte en una carne ideal para niños, ancianos y personas convalecientes.

EN LA GASTRONOMÍA

En la cocina asiática, donde las carnes grasas son, tradicionalmente, más valoradas que en la gastronomía europea, la carne fresca de cerdo Mangalica se utiliza cada vez más en sus platos tradicionales, cocinándola al vapor, empanada y frita. Su equiparación en algunos casos a la carne de buey Kobe japonés por su infiltración grasa, unido a su particular sabor, hace de la carne de Mangalica un producto muy atractivo para chefs de alta cocina y buscado por gourmets de todo el mundo.

Por su parte, los jamones de cerdo Mangalica se caracterizan por su sabor delicado y una grasa de infiltración fina y fundente (no “rascan” la garganta al comerlo). Su curación puede alargarse más en el tiempo que la de otros tipos de jamones, oscilando el tiempo de secado entre los 24 y los 36 meses. El resultado final presenta al corte un color rojo intenso y un veteado de grasa infiltrada muy llamativo recordando su aroma habitualmente a frutos secos, permaneciendo bastante tiempo en el paladar. También podemos encontrarnos otros derivados cárnicos curados obtenidos de esta raza, como pueden ser el cabecero de lomo, el lomo, la panceta, etc.

En definitiva, el cerdo Mangalica, sus jamones, paletas y embutidos son alternativas perfectas para estas fiestas. Os dejamos con una receta ideal de esta carne para las reuniones navideñas, con la que podéis sorprender a vuestros clientes.

HAZ CLICK AQUÍ para ver la receta de carrilleras de cerdo mangalica en salsa

Categorías: Alimentación, Calidad y seguridad alimentaria, Gastronomía, Noticias, Nutrición, Productos, Vida sana