CABECERA PLANES DE SOCIO
NOTICIAS
INFORMACIÓN DE INTERÉS SOBRE EL SECTOR DE LA CARNICERÍA-CHARCUTERÍA Y TODO LO QUE LE RODEA, A UN SOLO CLICK.

La menopausia y la alimentación

1481723801_menopausia-y-alimentaci-n

La menopausia es una situación fisiológica en la vida de la mujer, en la que los ovarios dejan de producir óvulos, que ocurre normalmente entre los 45 y 55 años y, una vez que se completa la mujer ya no puede volver a quedar embarazada, debido a alteraciones en los niveles de producción de estrógenos y progesterona. Ello conlleva la aparición de síntomas, que pueden acentuarse más o menos según las mujeres, como sofocos, sudores, nerviosismo, irritabilidad, trastornos del sueño, cambios de humor, ansiedad, dificultad para concentrarse, cansancio, dolores de cabeza o palpitaciones. Estos síntomas también incluyen una tendencia al engordar y una redistribución de la grasa corporal que tiende a acumularse en la zona abdominal.

Por otra parte pueden aparecer también problemas de salud derivados:

– Osteoporosis.

– Tendencia al aumento de los niveles de colesterol, lo que incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

– Elevación de la presión arterial.

Si a lo largo de toda la vida es importante el mantener una dieta y una actividad adecuadas, en esta etapa de la madurez se hace más necesaria si cabe la alimentación adecuada y la práctica de ejercicio regular y moderado.

Se deben incluir en la dieta alimentos que contengan calcio y vitamina D, con esta vitamina el calcio se fija mejor a los huesos lo que disminuye el riesgo de padecer la osteoporosis.Dentro del grupo de alimentos ricos en calcio que mejor se asimila por el organismo, están los lácteos, la leche, los yogures y los quesos, si consumimos estos productos desnatados, nos fijaremos en que estén enriquecidos con vitaminas A y D dado que al ser vitaminas LIPOSOLUBLES, al eliminar la parte grasa de los lácteos se eliminarán con ellas.

También las legumbres y hortalizas como judías verdes, espinacas, acelgas, guisantes y garbanzos, así como los cereales integrales y frutos secos, proporcionarán un buen aporte de este mineral. En ocasiones de deficiencia severa puede ser necesario recurrir a los suplementos de calcio en forma de comprimidos, o bien a los nuevos alimentos enriquecidos con Calcio. No obstante, es conveniente consultar con un especialista dado que un exceso de Calcio también es perjudicial para la salud y una ingesta por encima de los niveles recomendados aumentará su eliminación en orina en condiciones normales.

Se debe reducir el consumo de grasas, fundamentalmente aquellas saturadas, , incluyendo algunas grasas vegetales (palma, coco) que se encuentran principalmente en los productos de bollería, patatas fritas, etc. Es muy aconsejable el aporte a la dieta de pescado (azul y blanco), porque nos aportará ácidos grasos esenciales omega 3, muy útiles en la prevención de algunas enfermedades cardiovasculares.

Se deberá moderar el consumo de huevos, carnes grasas, café y bebidas alcohólicas, así como los despojos, embutidos y patés, el pato, el coco, la bollería y la pastelería y los lácteos enteros y alimentos grasos en general.

Resultan muy adecuadas las infusiones de té verde, por su acción antioxidante pero con moderación dado que tienen efecto estimulante por la teína, y las infusiones de melisa, que favorecen la digestión y tienen efecto relajante.

Ante la menopausia y para evitar sus síntomas, el tratamiento principal es de tipo hormonal, con estrógenos generalmente y derivados de calcio para combatir la osteoporosis, con los efectos secundarios derivados de esta medicación. Por eso cada vez hay mas mujeres que buscan alternativas naturales.

Categorías: Noticias, Nutrición